El NFC, proviene de sus siglas `Near Field Comunication´ que en español significa Comunicación de campo cercano. El nombre que recibe la tecnología móvil que está experimentando un gran auge en los últimos años y que tiene un gran número de utilidades. En los Smartphone, el uso del NFC proporciona grandes ventajas ya que, a través de esta tecnología, se pueden intercambiar información entre personas, identificarse, realizar pagos… Por su parte, RFID de sus siglas `Radio Frequency IDentification´ que en español se traduce como identificación por radiofrecuencia, es un sistema de almacenamiento y recuperación de datos que usa dispositivos denominados etiquetas. Su objetivo principal es transmitir la identidad de un objeto a través de ondas de radio.

Hoy todo lo que nos rodea es muy probable que esté utilizando alguna de estas tecnologías, ya que lo podemos encontrar en nuestros móviles, las tarjetas de transporte público, las tarjetas de débito… Por ello resulta imprescindible que conozcamos estas nuevas tecnologías y lo que conlleva.

Aunque a priori ambas tecnologías parezcan los mismo no lo son, es más NFC puede considerarse un subconjunto de RFID. La identificación por radiofrecuencia es una tecnología que se usa desde hace tiempo para realizar identificación de elementos a partir de ondas de radio, ya que permite hacer lecturas hasta a 100 metros de distancia.

Además el RFID usa unas ondas de radio frecuencia que pueden ser de tres tipos: pasiva, activa o una combinación de ambas. Las etiquetas de esta tecnología generan una corriente eléctrica necesaria para que los dispositivos pasivos que se encuentran a su alcance puedan recibirla, activarse y comenzar el proceso de trasmisión de la información. Esta información se puede transmitir a largas distancias, por ello no es recomendable utilizar en tarjetas de créditos o pasaportes digitales ya que otras personas podrían robar la información y utilizarla a su antojo.

La tecnología NFC está considerada como una de las más seguras, ya que la transmisión de datos requiere cercanía entre los dispositivos que intervienen en la comunicación unos 10 o 20 centímetros, por lo que es complicado interceptar información a una distancia tan reducida.

Usos del NFC

A pesar de llevar muchos años en pruebas, CNF está teniendo cada vez un protagonismo mayor en muchas de las actividades que realizamos a diario, donde finalmente acabará imponiéndose. Por ejemplo, en algunos sitios es ya una realidad el pago a través de Smartphone. Aunque en España su uso no está demasiado extendido, es sin duda una de las utilidades más cercanas a los usuarios y que facilitan el modo de pago. Tan solo sería necesario asociar una cuenta bancaria a nuestro móvil y que el establecimiento cuente con el dispositivo adecuado. Empresas como Vodafone, Visa o algunos bancos han realizado pruebas para incorporar esta tecnología al día a día de sus clientes.

Otro ejemplo es la identificación de personas. Para finalizar con las largas colas de espera o los complejos sistemas de identificaciones, con la tecnología NFC sería mucho más sencillo, ya que solo tendríamos que pasar nuestro móvil por un dispositivo y estaríamos reconocidos. De esta manera economizaríamos el tiempo. También se podrá utilizar en cajeros automáticos, donde en la palma de nuestra mano y acercando el dispositivo tendremos toda la información bancaria a nuestro alcance.

Otro uso llamativo es la sincronización instantánea en dispositivos. De esta manera al acercar nuestro teléfono a cualquier dispositivo que contenga la tecnología NFC lograremos estar sincronizados y escuchar música a través de los altavoces o conectar de una manera sencilla el manos libres del coche.

Conclusiones

En definitiva podríamos decir que el NFC es una extensión de la tecnología RFID. Este último es capaz de alcanzar un campo de proyección mayor, sin embargo el NFC solo alcanza unos centímetros, es decir, los dispositivos tiene que estar muy cerca para que se produzca la acción.

El NFC destaca por su integración en los Smartphone donde actualmente sus acciones están limitadas pero será cuestión de tiempo que se vuelva una herramienta más de nuestro día a día.

——-

¿CONOCES TODAS LAS POSIBILIDADES QUE OFRECE LA TECNOLOGÍA NFC?

Picar con el móvil cuando entramos y salimos del metro, escuchar música con cascos inalámbricos, acreditar un billete de tren tan solo mostrando una pantalla… Hace unos años podría parecer ciencia ficción, pero a día de hoy forma parte de la realidad y la tecnología que lo hace posible se llama NFC (Near Field Communication).

Enviar y recibir datos a una distancia corta es una de las utilidades que más usamos, de forma inconsciente a diario, para transmitir de forma rápida información. De hecho, la tecnología NFC presenta posibilidades inimaginables, aplicaciones que cada día van en aumento con el fin de automatizar cada una de nuestras funciones rutinarias:

PAGO

Todas las miradas de la aplicación NFC se han focalizado en torno al comercio móvil. Esta tecnología se presenta como el método más innovador y cómodo para efectuar pagos. El hecho de dejarnos la cartera en casa, ya no será una excusa. Mientras tengas el móvil a mano, podrás abrir la aplicación, acercar el dispositivo a la máquina y listo.

El NFC hace posible decir adiós no sólo a las monedas y billetes; sino también a nuestra tarjeta de crédito.  Un claro ejemplo lo encontramos en BBVA Wallet, una aplicación móvil que permite pagar mediante NFC. Una forma sencilla y rápida, que supera algunas pruebas de robos, siempre que uses de forma responsable la aplicación, ya que puedes borrar remotamente los datos del móvil.

COMPARTIR ARCHIVOS

Pero, el NFC no sólo se limita a sustituir a la cartera, sino que podría ser un competidor nato del bluetooth, ya que permite emparejar más rápido los dispositivos y compartir archivos. A partir de ahora, vincular nuestro smartphone a otro dispositivo (móvil, altavoz, TV, teclado o PC) será tan simple como hacer chin chin.

La tendencia del uso del NFC está quizá en los dispositivos multimedia, que resulta mucho más cómodo que el bluetooth. Esto convierte a los smartphones y las tablets en geniales herramientas de entretenimiento, pero también de trabajo. Esta idea recuerda al concepto post-PC del que habló Steve Jobs. Esa época en la que los dispositivos portátiles ponen en alerta a los ordenadores, sobre todo, para los usos no profesionales; parece haber llegado.

Es curioso que en muchas zonas turísticas recurren a este tipo de tecnología en lugar de mostrar los típicos carteles con información promocional. Se trata de una especie de etiqueta NFC que, al entrar en contacto con cualquier dispositivo, muestra la información publicitaria. Esto permite ofrecer una experiencia mucho más enriquecida a los turistas.

IDENTIFICACIÓN

Por otro lado, el NFC se ha convertido en una competencia directa de los códigos QR. Sin darnos cuenta se han adueñado de casi todas las etiquetas comerciales, creando pegatinas que enlazan a una página web o que sirven de marco de presentación hacia nuestro perfil profesional, por ejemplo.

Cabe destacar que algunas compañías aéreas dan la posibilidad de hacer check-in con smartphones, gracias a la tecnología NFC. Pese a todo, esta práctica no está demasiado extendida, aunque sí que se le augura un futuro bastante prometedor, porque rentabiliza la productividad.

En este sentido, se espera que la tecnología TFC se desarrolle hasta el punto de que llevar tu DNI, carnet del coche, pasaporte y todos tus documentos de identificación de forma física, ya no sea necesario.

CONTROL DOMÓTICO

Sin duda, el NFC y el control remoto pueden llegar a ser amigos inseparables. Hablamos de revolucionar la domótica aprovechando los dispositivos móviles para usos tan variados como configurar termostatos, abrir la puerta del garaje, conectar y desconectar la alarma de un domicilio o establecimiento… Sin duda una de las utilidades que más se han desarrollado estos últimos años es la posibilidad de facilitar las aplicaciones a los mayores.

Sorprendentemente, a pesar de que los mayores no suelen llevarse muy bien con las nuevas tecnologías, la industria ha puesto todos sus esfuerzos por conquistarlos. Por ello, se han lanzado aplicaciones que permiten realizar las mismas funciones, pero reduciendo las dificultades, dotando a las aplicaciones de métodos más deductivos para realizar una videollamada o mandar un mensaje no sea todo un reto para los mayores.